lunes, 29 de junio de 2009

El gorilato pretende imponerse

Con el fin de evitar que el presidente hondureño Manuel Zelaya llevara a cabo una consulta no vinculante a su pueblo sobre la pertinencia de llevar a cabo un referéndum para reformar la Carta magna de su país, las élites empresariales, políticas, religiosas y comunicacionales decidieron utilizar a los militares y perpetrar un golpe de estado contra el gobierno legítimo de la República de Honduras.

Como consecuencia de ello, Zelaya fue secuestrado y expulsado hacia Costa Rica, mientras el Congreso y el Tribunal Supremo Electoral utilizaba diversas artimañas amparadas en una supuesta carta de renuncia del presidente (documento que el mismo Zelaya se encargó de denunciar como una falsificación) para "nombrar" como jefe de gobierno a Roberto Micheletti, jefe del Senado y títere de los elementos reaccionarios de la sociedad hondureña.

Reeditando episodios pretéritos, cuando el gorilato se imponía en América Latina, se llevó a cabo este golpe "cantado" que esta vez ha recibido el rechazo de la gran mayoría de los países del mundo, incluyendo a los Estados Unidos en boca de Barack Obama, quien manifestó que el golpe de estado es "ilegal" y que Zelaya "es el presidente legítimo" lo que constituye todo un cambio de actitud del país del norte, esperemos que sincero.

Mientras tanto, los hondureños sufren un toque de queda y un "apagón" informativo que les impide tener contacto con las noticias que generan los acontecimientos en su propio país, arrecia la represión contra los líderes populares y todo lo que huela a progresista. La valiente actitud de los países del ALBA, encabezados por el presidente venezolano Hugo Chávez, rechazando de manera tajante y desde el primer momento el golpe cobarde contra la democracia hondureña, ha tenido eco en las demás naciones del mundo, lo que augura que el gobierno títere de Micheletti no tendrá demasiado aliento.

Es hora, hermanos hondureños y de latinoamérica, de demostrar que no estamos dispuestos a tolerar el retorno de los gorilas a este continente que ha demostrado tener los redaños de levantarse y pelear por su libertad, así como Manuel Zedaya los tuvo para enfrentarse a la oligarquía de los propios partidos que lo apoyaron en un principio, para después ponerse del lado del pueblo. ¡No te dejes, Honduras, los pueblos progresistas de América y el mundo están contigo!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada